Cuento novelesco



    I 

     Encuentro una burbuja, dentro miles de colores bailan con un ritmo indefinido. Está llena de cosas, pero no pesa demasiado, parece una burbuja de jabón, pero no lo es. 
¿Qué más habrá allí por explorar? Debo aprender su lenguaje, pues no tiene voz. Pero parece entenderme, es como si hubiera estado todo el tiempo allí, esperando que yo la encontrara y entonces... te encontré.

   A veces parece cambiar de ánimo, no tiene ganas de hablar. Entonces su brillos son mas lentos y sus colores cambian mas bruscamente, en contrastes mas altos. ¿Ganas de hablar? No habla, nunca me ha hablado y quizá no me hable jamás. Pero parece que ya la conozco más. Es sorprendente cómo a veces me asomo con mejor ánimo y se contagia: sus formas vibran y parece hincharse y brillar más su contorno. Los colores parecen ser más libres explotan como si hirvieran.  ¿Cuántos colores cabrán allí? Quizá es un único color que juega a ser otro. Parece un ser humano ¿y si fuera una princesa encantada y vuelta burbuja? Lo dudo. Todos sabemos que la materia se transforma y nunca se destruye o crea; pero al igual que eso un caballo no podrá convertirse en perro.

   Aunque tal vez si un sapo en humano ( o un humano en sapo). Pero yo supongo, o imagino, o quiero creer que siempre fue lo que es: una burbuja. O lo que sea, que quizá no sé aún lo que es.


II

     Decidí que hoy conociera el entorno, a mi me parece agradable. Sí, un poco invadido por la civilización, pero, así está todo el mundo. ¡Qué asco! el mundo ha de querer comprar en la farmacia un repelente contra humanos. Está invadido.

    -Pero volviendo al tema, es lo único que puedo ofrecerte: A menos que tome un nuevo camino con vos, a ver qué sale; si hay algo mejor más allá de estas paredes, más allá de estas calles, de esas caras acostumbradas a verse entre sí...

Rápidamente toma un brillo que nunca había visto antes, ¿ acaso me entiende? 
Es que a veces, siento que hablara cara a "cara" con alguien. O con algo. Con lo que sea que "es". La verdad es que me parece como mágica ¿o mágico? no sé por qué ya me he hecho a la ideado que es una "ella". ¿Por "la burbuja"?... Si quizá ni siquiera es una burbuja. Vuelvo a cuestionarla, claro, antes me aseguro de que no haya gente viendo, van a pensar que se me ha caído un tornillo. Si hay gente, pero al menos no hay mucha, o no se ven muy chismosos. ¿Cuándo me ha importado que me miren y digan algo de mí?

-Sí cuando no hablaba con burbujas o pedazos de materia viviente... -Entonces ¿Por dónde querés que agarremos?  Yo no creo que seás muy de antros. No si eres una burbuja "normal" ¿Qué lugar querés conocer?  
Que esté cerca, porque no pienso escalar el Himalaya por vos.

     Me reí, y fue como si riera conmigo. Me sorprende cada vez más. Artefacto sentimentalista... ¿Qué podrá ser? ¿de dónde sale su magia? o es que yo imagino que me entiende por no sentirme demasiado identificado con una persona...¿real? Bueno, con una persona. 
Después de reírse conmigo, parecía volverse una espiral de color hacia adentro y hacia afuera a la vez, en diferentes sentidos, de esa forma primero... Luego, sólo sobre sus paralelos había más brillos blancos, parecía volverse una mezcla espesa allí adentro, y luego, los brillos se envolvían y rebasaban enfocándose en el mismo lugar dentro de sí misma; parecía indicarme un rumbo, para contestarme hacia dónde quería ir, y yo no sabía si creérselo o creérmelo a mí, que es real lo que estoy viendo;o lo que creo ver, que si yo lo creo no es real...!?


III

¿Entonces qué? resulta que ahora el genio soy yo:
- Aunque vos la lámpara maravillosa, yo te tengo que cumplir...!
Dio muchos giros en un segundo, para volver a señalar el mismo punto, como si intentara convencerme con una sonrisa coqueta o un guiño, pero a falta de órganos sensoriales, se las arregló con lo quee está a su alcance.
     Y como atraído por su aparente psicología femenina, no me hice de rogar. La verdad es que yo tenía mucha curiosidad, pero nunca pensé que no encontraría nada al llegar al punto que la Burbuja quería.

     Conforme me alejé de mis territorios, la gente me prestaba atención y creo que en especial al objeto particular que sostenía. O es que me miran así porque no llevo nada en las manos y todo me lo inventé. Pero es que no sé cómo dudo... Si es tan real. 
Si no fuera tan raro, tan sacado de película de ciencia ficción, quizá no lo dudaría tanto. Hubo un momento pensé que llevaba una brújula en las manos y de seguir solo al norte, terminaría por encontrar un tesoro en el punto de partida, y que la "dichosa" bola de cristal quería mostrarme un difícil camino al éxito, con una buena recompensa.

IV

     Al menos si fuera una "princesa" de verdad, sabría que es una "mujer". Pero no. Tenía que encontrármela sin saber al cien por ciento de qué se trata. Pensé ¿en qué estoy pensando? Tal vez voy camino a la muerte... o a otra vida. ¿qué más puede pensar una persona caminando sin saber a dónde por iniciativa de una "burbuja mágica". Entonces le dije: 
- No vayas a la luz, ¡no vayas a la luuuuuz!

El punto vibró y los colores se difuminaron un poco, para volver otra vez a enfocarlo todo. Y yo me reí, como si me hubiese contagiado con su actitud. Después se opacó sin dejar de mostrarme el punto hacia donde iríamos, para que yo no tuviera que seguir una luz, supongo.

Al rato de esas andanzas, decidí mejor llevarla más disimuladamente para que las personas dejaran de "hacerme esos ojos" de asombro, mezclado con represión. A la burbuja no le molestó, hasta creo que ya se lo esperaba. Siento que puede ver mis expresiones aunque no le encuentro ojo alguno, como si tuviera más allá de un único sentido telekinético y tuviera todos los sentidos escondidos en el centro. Aunque sea difícil de entender que puede ver sin ojos; pero de cualquier forma, nada sé con certeza, todo lo supongo.