... brevísima historia de las líneas...


Un día, una línea se encontró con otra, y como se sentían tan solas comenzaron a comunicarse de una forma extraña, conocida por muy pocos. Ellas se entendían y se escuchaban. Algunos son capaces de oirlas. Comenzaron a viajar por el mundo y encontraban más líneas a su paso. Diferentes, de colores, tamaños, grosores, texturas. Había mucha riqueza en lo que encontraban. Pero de repente se dieron cuenta de que querían conocer nuevas cosas, pero diferentes entre si. Después de andar juntas tanto tiempo, tomaron una decisión. Era necesario continuar el camino separadas. Así que se despidieron, y continuaron sus respectivos rumbos...
Ahora aprenden otras formas de comunicarse, de escuchar y ver. Generalmente se les ve con otras. Con muchas otras. Las líneas tienden a agruparse, una sola se siente triste. (como la raza humana lo hace a veces) A veces se distinguen, y a veces no. Pero, quién sabe, a lo mejor vuelven a encontrarse en un punto del hemisferio... del cielo o del mar.

Entradas populares