martes, 4 de diciembre de 2012

Error

De forma que realmente llega a dar asco, me vuelvo a equivocar.
Hace dos días me planteo tener un espíritu positivo en la vida, y los errores no los había previsto en esa nueva vibra. 
Pero descubrí que el secreto, es ver cómo solucionar las circunstancias en las que me meto de forma positiva. Relajarme, respirar, pensar en la mejor forma de salir del círculo vicioso.
Así que alejo de mí el asco, respiro, y camino hacia la mejor solución que encuentro a la vista. 
Mañana, será otro día.