Revoluciones internas y externas

Algo mejor aún que los videos motivacionales, me parecen los videos de gente loca que está alrededor del mundo. Esos personajes creativos, que no se sabe bien a qué se dedican, pero es claro que necesitan expresar algo al mundo. Así que (verdad es que hay muchos tutoriales útiles) pero, comienzan con un video y crean y crean, y crean; hasta que hacen una rutina periódica. 

Yo suelo descubrirlos cuando tienen muchísimos videos y también fans. Observo su trabajo. Y no encajo con sus páginas. Me siento un poco mal, porque a veces me gustan los videos, pero no el resto de cosas que desean comunicarnos de otra forma, en modo "red social". Me parece que tienen un estilo escénico y cuando están ya dentro de las redes, pierden un poco de su estilo. 

Sin embargo, esto me hace enlazar con las razones que nos hacen dejar nuestros verdaderos objetivos. Uno de los pasos para comenzar algo, es dejar de divagar. Parece realmente complicado. Sobre todo para personas como yo. Sobre todo cuando se busca concentración en medio del ruido. A veces el ruido viene de dentro, a veces de fuera. A veces hay ideas que vienen random. 

Entonces es el momento de escribirlas porque luego parecen esfumarse. Pero parece que -al igual que en mi trabajo la gente- las ideas llegan todas a la vez y parece no dar tiempo a redactarlas todas juntas en el mismo lienzo, o es muy difícil porque solo hay ideas revueltas, y no conseguimos sacarlas del modo abstracto para materializarlas acorde con nuestras necesidades. 

Eso de poner posts cotidianos, parece una rutina necesaria para, continuar nuevas rutinas que si no se siguen no dan el resultado esperado. Así que, continuar en el objetivo, y ¿dejar de ver videos esporádicos? 

A mí me parece que las locuras me inspiran. Dejo de sentirme un ser raro en el mundo. Veo que hay más seres como yo. Tengo un sistema mas o menos orgánico. (Según me sale de las vísceras, quiero decir) Y debo continuar con el sistema rítmico. Es hora de seguir de forma seria, y parece una demostración de la lucha contra los propios demonios eso de escuchar muchas voces, de distintos lugares, tratando de dar prioridades a las más importantes, a las que parecen más importantes, a las que pueden darme más fuerza para continuar el camino.

Así que de momento. Partiré, iré conmigo y pensaré, pensaré y dejaré de abstraerme cada dos minutos, dialogaré conmigo misma. Y mañana, será un nuevo día lleno de luz, de lluvia, de nubes, de sol, de gente, de movimiento, de líneas. Y hay que continuar de la mejor forma posible. Donde sigamos las voces con las que más nos identificamos, donde tratemos de hacer lo mejor posible, no solo para nosostrxs mismos, sino para el mundo, para las nuevas generaciones. Ojalá, ser felices, fuera requisito. Si todos fuéramos ya felices, solo buscaríamos la felicidad de la gente. 

Entradas populares